El kakebo: en qué consiste el método de ahorro japonés

kakebo método de ahorro japonés
El kakebo: en qué consiste el método de ahorro japonés

El método Kakebo te ayuda a gestionar la economía familiar, que es mucho más compleja de lo que imaginamos. Facturas, hipoteca o alquiler, alimentación, higiene, ropa, transporte… son gastos ineludibles que debemos afrontar y que pueden generar algún apuro si no disponemos de ingresos suficientes. Si se tienen hijos, el panorama se complica todavía más, porque hay que añadir colegios, ropa, actividades extraescolares etc.

Para afrontar la difícil tarea de cuadrar cifras e intentar llegar a final de mes, existen diversas herramientas de gestión. Si nos apetece tirar de la informática, podemos elaborar nosotros mismos una hoja de excel, donde ordenaremos por columnas los ingresos y gastos. También hay personas que utilizan diariamente la agenda para anotar estas cuestiones. Pero, si preferimos controlar la economía doméstica de una forma más amena, podemos utilizar un kakebo, un método japonés que ha alcanzado enorme popularidad. Si necesitas dinero rápido pero no sabes cómo hacer, la primera parte se trata de ahorrar.

Método Kakebo: controlar los gastos de forma divertida

La idea partió de Motoko Hani, fundadora de la revista femenina La compañera de la mujer, quien pretendía animar a sus lectoras a ejercer el control sobre la economía familiar. El primer kakebo se publicó en 1904 y ha mantenido hasta ahora el sentido y características básicas de la creación original.

En realidad, el kakebo no es más que una especie de agenda ilustrada que permite administrar las finanzas y analizar en qué gastamos de más. El libro juega con los dibujos de un cerdito, que simboliza los ingresos, y de un lobo (el ladrón del dinero), que representa los gastos. El kakebo se estructura en columnas y se divide en días, semanas y meses. Las columnas son categorías de gastos, como por ejemplo alimentación, higiene, transporte, etc.

¿Y qué debe hacer el usuario?  El método es sencillo: la persona debe anotar los ingresos de que dispone para afrontar el mes, los gastos fijos  y una previsión de ahorro. Después irá apuntando los gastos diarios desglosados en categorías y a final de mes hará un cómputo global. De esta manera, podrá observar si sus objetivos de ahorro se han cumplido o no.

Lo interesante del método es que invita a reflexionar. Cuando una persona observa que ha fracaso en su previsión de ahorro, lo primero que hace es revisar las categorías de gastos para encontrar los posibles “culpables” y corregir comportamientos. Lo mismo ocurre cuando el balance del mes es positivo. En este caso, el usuario se sentirá animado y querrá conocer las claves del éxito para mantenerlas en el futuro. Antes de comenzar con el ahorro, es importante saldar deudas cuanto antes de forma que los intereses no sigan aumentando, si pronto vas a adquirir dinero pero en este momento no te es posible, existen créditos personales accesibles, lo importante es comparar bien el préstamo para obtener las mejores condiciones, para ello puedes hacer uso de nuestro comparador de créditos rápidos.

Kakebo: haz balance a final de año

La parte más interesante del kakebo está al final, donde se incluyen espacios para que el usuario pueda realizar sus propios gráficos de consumo y ver si mantienen una línea ascendente o descendente. El libro incluye también un cuestionario final que permite extraer conclusiones y adoptar medidas concretas para corregir los errores cometidos.

El éxito del kakebo dependerá de nuestro nivel de implicación en el proceso de control. Si seguimos el método día a día y después nos detenemos a analizar resultados, el esfuerzo habrá valido la pena. Si, por el contrario, olvidamos hacer las anotaciones pertinentes o no lo hacemos con el suficiente rigor, el kakebo no habrá servido de nada.

 

El kakebo: en qué consiste el método de ahorro japonés
Tu opinión
Related Posts
Leer entrada anterior
será más difícil conseguir creditos
Los bancos dicen que será más difícil conseguir créditos

Los bancos han anunciado sus intenciones de hacer más difícil la concesión de créditos. Entérate aquí de por qué.

Cerrar